DESINFECCIÓN

El control de hongos, algas y bacterias hace posible prevenir infecciones, fermentaciones, malos olores así como la descomposición y deterioro que dichos microrganismos producen.

En ese contexto la desinfección busca disminuir la carga microbiana total a un nivel tal que no constituya riesgo para la salud y para la inocuidad de los productos.